Principios de Yogyakarta (2006)

Principios de Yogyakarta (2006)
20 mayo 2017 comunicacion

Los Prin­ci­pios de Yog­ya­kar­ta esta­ble­cen que “Todos los seres huma­nos nacen libres e igua­les en dig­ni­dad y dere­chos. Todos los dere­chos huma­nos son uni­ver­sa­les, com­ple­men­ta­rios, indi­vi­si­bles e inter­de­pen­dien­tes. La orien­ta­ción sexual y la iden­ti­dad de géne­ro son esen­cia­les para la dig­ni­dad y la huma­ni­dad de toda per­so­na y no deben ser moti­vo de dis­cri­mi­na­ción o abuso”

Estos Prin­ci­pios fue­ron ela­bo­ra­dos en noviem­bre del año 2006 en la ciu­dad indo­ne­sa de Yog­ya­kar­ta, a raíz de una soli­ci­tud efec­tua­da por Loui­se Arbour, ex Alta Comi­sio­na­da de las Nacio­nes Uni­das para los Dere­chos Huma­nos (2004–2008). Para su con­fec­ción cola­bo­ra­ron 29 exper­tos en dere­chos huma­nos y dere­cho inter­na­cio­nal de dife­ren­tes países.

La Comi­sión Inter­na­cio­nal de Juris­tas y el Ser­vi­cio Inter­na­cio­nal para los Dere­chos Huma­nos, en nom­bre de una coa­li­ción de orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos, desa­rro­lla­ron un pro­yec­to que inclu­ye una serie de prin­ci­pios jurí­di­cos inter­na­cio­na­les sobre la apli­ca­ción de la legis­la­ción inter­na­cio­nal de dere­chos huma­nos. Estos prin­ci­pios se apo­yan en el pro­gre­so posi­ti­vo del dere­cho inter­na­cio­nal y fun­cio­nan como una herra­mien­ta escla­re­ce­do­ra que ayu­da a com­pren­der de qué mane­ra debe apli­car­se la nor­ma­ti­va vigen­te en dere­chos huma­nos en casos espe­cí­fi­cos don­de se pue­dan ver vul­ne­ra­dos los dere­chos del colec­ti­vo LGBT.

Los prin­ci­pa­les apor­tes de los Prin­ci­pios son:

  • Ana­li­zan una amplia gama de nor­mas de dere­chos huma­nos y su apli­ca­ción a las cues­tio­nes rela­ti­vas a la orien­ta­ción sexual y la iden­ti­dad de género.
  • Esti­pu­lan la obli­ga­ción pri­mor­dial que tie­nen los Esta­dos en cuan­to a la imple­men­ta­ción de los dere­chos humanos.
  • Ade­más, cada prin­ci­pio vie­ne acom­pa­ña­do por reco­men­da­cio­nes diri­gi­das a los esta­dos, e inclu­yen reco­men­da­cio­nes adi­cio­na­les diri­gi­das al sis­te­ma de dere­chos huma­nos de las Nacio­nes Uni­das, a las ins­ti­tu­cio­nes nacio­na­les de dere­chos huma­nos, a los medios de comu­ni­ca­ción, a las orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les y a las agen­cias financiadoras.

Estos Prin­ci­pios son rele­van­tes por­que ponen en relie­ve la situa­ción de espe­cial vul­ne­ra­bi­li­dad que pade­cen las per­so­nas que per­te­ne­cen al colec­ti­vo LGBT. Si bien en teo­ría el mar­co nor­ma­ti­vo las pro­te­ge, en la prác­ti­ca sus dere­chos son con­cul­ca­dos por su orien­ta­ción sexual o su iden­ti­dad de géne­ro. El hecho de que estos avan­ces nor­ma­ti­vos a nivel inter­na­cio­nal ocu­rran en el mis­mo momen­to sugie­re que el sis­te­ma de dere­chos huma­nos está dan­do res­pues­ta a estas situa­cio­nes de espe­cial vul­ne­ra­bi­li­dad. Posi­ble­men­te, el motor de estos cam­bios nor­ma­ti­vos esté dado por la cre­cien­te movi­li­za­ción de acti­vis­tas en todo el mundo.