Ley 22.990 de Sangre (1983)

Ley 22.990 de Sangre (1983)
22 mayo 2017 Identidad & Diversidad

La Ley 22.990 de San­gre dis­po­ne en su artícu­lo 45 que “el donan­te debe­rá some­ter­se obli­ga­to­ria­men­te a un examen, a saber: a) Inte­rro­ga­to­rio (anam­ne­sis) con denun­cia inex­cu­sa­ble de toda enfer­me­dad o afec­ción pade­ci­da o pre­sen­te, la que ten­drá carác­ter y alcan­ce legal de decla­ra­ción jura­da.” En este inte­rro­ga­to­rio se pre­gun­ta al donan­te sobre la orien­ta­ción sexual y se nie­ga el dere­cho de donar san­gre a los hom­bres homo­se­xua­les y bise­xua­les por ser un “gru­po de riesgo”.

Des­de el año 2000, la CHA ha lucha­do por modi­fi­car este artícu­lo a nivel nacio­nal y en la Ciu­dad de Bue­nos Aires. Por ejem­plo, en 2006 pre­sen­tó un recur­so de ampa­ro con­tra el Minis­te­rio de Salud de la Nación, así como otro en 2010 con­tra el Gobierno de la Ciu­dad de Bue­nos Aires, por la dis­cri­mi­na­ción a donan­tes homo­se­xua­les en sus res­pec­ti­vas leyes de san­gre. En julio de 2013, tras varias pre­sen­ta­cio­nes rea­li­za­das por la CHA y la FALGBT, la Legis­la­tu­ra de la Ciu­dad de Bue­nos Aires apro­bó la modi­fi­ca­ción para que se pue­da donar san­gre sin con­si­de­rar la iden­ti­dad u orien­ta­ción sexual del donan­te. Des­pués de más de un año, el Jefe de Gobierno de la Ciu­dad pre­sen­tó la regla­men­ta­ción y los nue­vos for­mu­la­rios de este pro­yec­to. Esto gene­ró que la Ciu­dad Autó­no­ma de Bue­nos Aires (jun­to a Chu­but, Bue­nos Aires y San­ta Fe) cuen­te con leyes pro­vin­cia­les o muni­ci­pa­les que no pre­gun­tan sobre la orien­ta­ción sexual del donante.

A nivel nacio­nal, se pre­sen­ta­ron pro­yec­tos pero que per­die­ron esta­do par­la­men­ta­rio. En esta línea, los pro­yec­to de ley, lo que bus­can era impe­dir que las regla­men­ta­cio­nes de la ley de dona­ción de san­gre indi­rec­ta­men­te no per­mi­tan al colec­ti­vo homo­se­xual el poder donar san­gre. Actual­men­te, suce­de una exclu­sión indi­rec­ta de aque­llas per­so­nas que desean donar san­gre y no ter­mi­nan pudien­do por afir­mar haber man­te­ni­do rela­cio­nes sexua­les con otra per­so­na del mis­mo sexo.

No obs­tan­te esto, en deter­mi­na­das pro­vin­cias y muni­ci­pa­li­da­des se van rea­li­zan­do avan­ces nor­ma­ti­vos para sus terri­to­rios en miras a eli­mi­nar esta prác­ti­ca dis­cri­mi­na­to­ria a la hora de donar san­gre (ej: inter­vi­nien­do el tra­di­cio­nal cues­tio­na­rio que se rea­li­za para poder donar san­gre, impo­nien­do que no for­mu­len deter­mi­na­das pre­gun­tas que posean tin­te dis­cri­mi­na­to­rio). Por lo tan­to, en algu­nas zonas este impe­di­men­to se va superan­do mien­tras que en otras no. Ante esto, se pue­de dis­tin­guir la cues­tión de las incon­sis­ten­cias rela­ti­vas al sis­te­ma fede­ral que impe­ra en la Repú­bli­ca Argen­ti­na y obs­ta a la homo­ge­nei­dad de criterios.