Caso Tarragona, Lucía s/ Recurso de Casación (2014)

Caso Tarragona, Lucía s/ Recurso de Casación (2014)
27 mayo 2017 Identidad & Diversidad

Este asun­to tra­mi­tó ini­cial­men­te ante el Tri­bu­nal Oral Cri­mi­nal Nº 1 del Depar­ta­men­to Judi­cial de Per­ga­mino. Se tra­ta de un caso en el que la impu­tada es una mujer trans que en oca­sión de ir a una guar­dia médi­ca se ofus­ca, come­te daños sobre las ins­ta­la­cio­nes del esta­ble­ci­mien­to de salud y, ante la apa­ri­ción de la poli­cía, se resis­te aca­tar su la auto­ri­dad. Tam­bién exis­te una muer­te que se le impu­ta a la acu­sa­da pero que no es aca­ba­da­men­te pro­ba­da según el cri­te­rio del Tri­bu­nal. En este caso, lo resuel­to por la ins­tan­cia infe­rior, fue ape­la­do ante la Sala I del Tri­bu­nal de Casa­ción Penal de La Pla­ta tan­to por la impu­tada Tarra­go­na como por la Fis­ca­lía. La Defen­sa de Tarra­go­na critica:

…el deci­so­rio de marras, al sos­te­ner que no es posi­ble acre­di­tar que en el momen­to de la comi­sión del deli­to de daño haya teni­do Tarra­go­na capa­ci­dad de cul­pa­bi­li­dad, ale­gan­do que vio­la la defen­sa en jui­cio el poner en cabe­za de esa par­te la veri­fi­ca­ción de tal extre­mo. Seña­la que su ahi­ja­da pro­ce­sal, al arri­bar al hos­pi­tal, se halla­ba alte­ra­da, como dije­ron los tes­ti­gos Ramí­rez, Pérez y Cuen­ca, de don­de resul­ta su inimpu­tabi­li­dad. En otro orden de cosas, pos­tu­la que se con­cur­se ideal­men­te de con­for­mi­dad con el art. 54 del Códi­go Penal, los deli­tos de lesio­nes leves y resis­ten­cia a la auto­ri­dad, por tra­tar­se de una mis­ma conducta.

En rela­ción a la cuan­ti­fi­ca­ción penal, des­ta­ca que el a quo omi­tió valo­rar el infor­me psi­co­ló­gi­co de fs. 430/435, recha­zan­do la pon­de­ra­ción como seve­ri­zan­te de los ante­ce­den­tes con­de­na­to­rios regis­tra­dos por Tarra­go­na por vio­la­ción del ne bis in idem. Soli­ci­ta la impo­si­ción de de una pena de un mes de pri­sión que habrá de dar­se por compurgada.”

Por su par­te, la Fis­ca­lía bus­ca impu­tar­le a la acu­sa­da el deli­to de homi­ci­dio que sobre el cual ya se había resuel­to la abso­lu­ción en el Tri­bu­nal Oral Criminal.

La Sala reca­pi­tu­la ambas pre­ten­sio­nes y los hechos y aco­ge par­cial­men­te la pre­ten­sión de la impu­tada. Hace lugar a todos sus recla­mos sal­vo el de la inimpu­tabi­li­dad, por con­si­de­rar que no se encon­tra­ba vicia­da su capa­ci­dad de cul­pa­bi­li­dad y por ende no podría ser inimpu­table. Es intere­san­te des­ta­car lo resuel­to por los jue­ces Ben­ja­mín Ramón Sal Llar­gues y Daniel Carral en rela­ción al infor­me psi­co­ló­gi­co omi­ti­do por el a quo cuyo extrac­to que se trans­cri­be a continuación:

Sur­ge de la exper­ti­cia que Tarra­go­na ha pade­ci­do una serie de con­flic­tos inter­nos e intra­fa­mi­lia­res debi­do a la dis­cor­dan­cia entre su sexo bio­ló­gi­co y el de su iden­ti­fi­ca­ción, lo que oca­sio­nó en ella ines­ta­bi­li­dad emo­cio­nal, angus­tia, males­tar y dete­rio­ro social, fami­liar y labo­ral en toda su his­to­ria vital (f. 7). Entien­do que la his­to­ria de vida del incu­sa­do deta­lla­da en dicho infor­me, sumi­da en su lucha por asu­mir un sexo que no se con­di­ce con el bio­ló­gi­co, que trasun­tó en una seria afec­ción de sus rela­cio­nes fami­lia­res y comu­ni­ta­rias, impli­ca un ate­nuan­te de la san­ción penal que esta Judi­ca­tu­ra no pue­de sos­la­yar, en res­pe­to a la diver­si­dad sexual y al prin­ci­pio cons­ti­tu­cio­nal de igual­dad (art. 16 C.N.).”

Lo que mues­tra esto es que, en defi­ni­ti­va, se tie­ne en cuen­ta el carác­ter de mujer trans de Lucía Tarra­go­na debi­do al pro­fun­do males­tar, angus­tia y dete­rio­ro que le impli­ca tal con­di­ción y lo con­si­de­ra como una cir­cuns­tan­cia miti­gan­te de la con­de­na, redu­cién­do­la a aque­llo soli­ci­ta­do por la Defen­sa, o sea, un mes de prisión.

Es intere­san­te este caso debi­do a que se tie­ne en con­si­de­ra­ción la pro­fun­da mar­gi­na­li­dad e inde­fen­sión his­tó­ri­ca que impli­ca la per­te­nen­cia a este gru­po y esto se tra­du­ce en un cri­te­rio de reduc­ción de la pena.

Descargar fallo