Caso Pistillo, Rosa Gisella (2009)

Caso Pistillo, Rosa Gisella (2009)
24 mayo 2017 Identidad & Diversidad

En el caso de “Pis­ti­llo, Rosa Gise­lla”, del Tri­bu­nal Oral en lo Cri­mi­nal Fede­ral N° 1 de La Pla­ta, del año 2009, una mujer les­bia­na que se encon­tra­ba cum­plien­do una pena den­tro de un esta­ble­ci­mien­to peni­ten­cia­rio para muje­res soli­ci­tó la auto­ri­za­ción para reci­bir visi­tas ínti­mas de su pare­ja [1]. Al ser recha­za­do el pedi­do, se inter­po­ne recur­so de ape­la­ción ante el Tri­bu­nal, el que final­men­te con­ce­de la auto­ri­za­ción solicitada.

Para así deci­dir, el Tri­bu­nal hace una revi­sión de los ante­ce­den­tes de la rela­ción y cons­ta­ta que estas muje­res se cono­cie­ron den­tro del esta­ble­ci­mien­to peni­ten­cia­rio, ini­cia­ron una rela­ción y la man­tu­vie­ron lue­go de que una de ellas que­dó en libertad.

Asi­mis­mo, cabe des­ta­car que se encon­tra­ba acre­di­ta­do el con­cu­bi­na­to, según sur­gía de las cons­tan­cias del acta de con­vi­ven­cia otor­ga­da por la Direc­ción Gene­ral del Regis­tro del Esta­do Civil y Capa­ci­dad de las Per­so­nas. Es decir, la pare­ja había cum­pli­do con todos los requi­si­tos admi­nis­tra­ti­vos nece­sa­rios a fin de soli­ci­tar las visi­tas ínti­mas (el artícu­lo 51, inci­so e) del Decre­to 1136/97, regla­men­ta­rio de la Ley 24.660, otor­ga el dere­cho a las visi­tas ínti­mas a la “con­cu­bi­na o concubinario”).

Según sur­ge de lo expues­to por el Direc­tor de la Uni­dad N° 31, don­de se encon­tra­ba dete­ni­da Pis­ti­llo, aun habien­do pre­sen­ta­do un cer­ti­fi­ca­do de con­cu­bi­na­to en la uni­dad car­ce­la­ria, no se auto­ri­za­ban las visi­tas ínti­mas en este caso, pero:

(…) sí la auto­ri­za para hacer­lo en cali­dad de ami­ga, ello así tal como lo acon­se­ja el infor­me social median­te el que se con­clu­ye que la rela­ción actúa como favo­re­ce­do­ra en el pro­ce­so de rein­ser­ción social de Pistillo.”

Expli­ca el Tri­bu­nal que, a efec­tos de deter­mi­nar la exis­ten­cia de una rela­ción entre estas dos muje­res, sólo debe impor­tar el pro­pio reco­no­ci­mien­to de las intere­sa­das, no así el de ter­ce­ras per­so­nas o inclu­so el Esta­do, ya que de esa for­ma se esta­ría vul­ne­ran­do el prin­ci­pio de intimidad.

Lue­go de citar el artícu­lo 19 de la Cons­ti­tu­ción Nacio­nal, el Tri­bu­nal sos­tie­ne que:

(…) no pue­de sos­te­ner­se que en el caso ana­li­za­do pue­da des­pren­der­se algu­na situa­ción que pudie­re ofen­der, como se dijo, al orden o a la moral públi­ca o inclu­so a un ter­ce­ro (…)” por el hecho de con­si­de­rar que Pis­ti­llo demos­tró un “(…) cla­ro res­pe­to por la auto­ri­dad y el orden, que se tra­du­ce en las dife­ren­tes soli­ci­tu­des rea­li­za­das a tal fin.”

Por lo tan­to, el Tri­bu­nal con­clu­ye que pri­var a la deman­dan­te de reci­bir visi­tas ínti­mas de la que fue­ra su pare­ja resul­ta vio­la­to­rio del prin­ci­pio de igual­dad, de lo que se des­pren­de una vul­ne­ra­ción al prin­ci­pio de no dis­cri­mi­na­ción. Según sur­ge de la sen­ten­cia, ambos prin­ci­pios se encuen­tran res­pal­da­dos por dis­tin­tas nor­mas inter­na­cio­na­les de dere­chos huma­nos, deta­lla­das en for­ma exhaus­ti­va por el Tribunal.

NOTA

[1] Fallo “Pis­ti­llo, Rosa Gise­lla s/autorización visi­tas”, del Tri­bu­nal Oral en lo Cri­mi­nal Fede­ral N° 1 de La Pla­ta, inci­den­te N° 1989/17/09, de fecha 11/12/2009.

Descargar fallo