Caso Ibarra Ramón Antonio s/ Recurso de Casación (2014)

Caso Ibarra Ramón Antonio s/ Recurso de Casación (2014)
27 mayo 2017 Identidad & Diversidad

Este caso tra­mi­tó ini­cial­men­te ante el Tri­bu­nal Oral en lo Cri­mi­nal Nº 3 del Depar­ta­men­to Judi­cial de Quil­mes, el cual dic­tó sen­ten­cia a Ramón Anto­nio Iba­rra con fecha 16 de Octu­bre de 2013. La con­de­na se mate­ria­li­zó en una pena de ocho años y cin­co meses de pri­sión, acce­so­rias lega­les y cos­tas del pro­ce­so, por con­si­de­rar­lo autor penal­men­te res­pon­sa­ble del deli­to de abu­so sexual doble­men­te agra­va­do por acce­so car­nal y por el víncu­lo filial come­ti­do entre el año 2001 y Julio de 2003 en per­jui­cio de E. C. I. (arts. 5, 12, 40, 41, 45 y 119 ter­cer párra­fo y cuar­to párra­fo letra b) del Códi­go Penal; y 106, 210, 371, 375, 399, 530 y ccd­tes. del C.P.P.).

Con­tra dicha sen­ten­cia, la Defen­sa Ofi­cial inter­pu­so un recur­so para el cual debió enten­der el Tri­bu­nal de Casa­ción Penal de la Pro­vin­cia de Bue­nos Aires, en su Sala V.

La Sala reto­ma los agra­vios esgri­mi­dos por la Defen­sa que repro­cha “la con­si­de­ra­ción como agra­van­te de que la víc­ti­ma y el vic­ti­ma­rio sean del mis­mo sexo” y ana­li­za si mere­ce ser aten­di­do. Esta cau­sal ha sido invo­ca­da como pau­ta aumen­ta­ti­va de la pena con la sola jus­ti­fi­ca­ción de “…tor­nar más gra­ve la con­duc­ta al poner en ries­go su iden­ti­dad sexual…” de la víctima.

Ante esto, la Sala con­si­de­ra que:

…la fun­da­men­ta­ción dada por el a quo resul­ta en el caso insu­fi­cien­te, pues se tra­ta de una mera hipó­te­sis que care­ce de com­pro­ba­ción cien­tí­fi­ca o deri­va­da de un dic­ta­men téc­ni­co refe­ri­do a que las accio­nes acri­mi­na­das pue­dan afec­tar la iden­ti­dad sexual de la víc­ti­ma, resul­tan­do solo una posi­bi­li­dad o hipó­te­sis que no ha sido sufi­cien­te­men­te rela­cio­na­da con el caso que se ana­li­za, lo cual gene­ra una inde­ter­mi­na­ción deri­va­da del supues­to ries­go que como tal nun­ca pue­de ser la base de una cir­cuns­tan­cia aumen­ta­ti­va de la pena que per­ju­di­que la situa­ción del impu­tado, pues al no encon­trar­se seña­la­da en el tipo, requie­re de una com­pro­ba­ción obje­ti­va y concreta.”

Asi­mis­mo, la Sala tam­bién reto­ma los moti­vos esgri­mi­dos por el Fis­cal inter­vi­nien­te, quien soli­ci­tó la agra­van­te de men­ción, moti­van­do su con­si­de­ra­ción en la posi­bi­li­dad de “des­vío” de la sexua­li­dad de la víc­ti­ma. En fun­ción de esto, la Sala deci­de que:

…hablar de “des­vío” en la iden­ti­dad sexual de un menor por haber sido some­ti­do a una rela­ción homo­se­xual deja entre­ver una noción dis­cri­mi­na­to­ria en rela­ción a las diver­sas incli­na­cio­nes sexua­les que pue­de adop­tar una per­so­na, las que no deben ser cla­si­fi­ca­das en “des­via­das” o “no des­via­das”, sino sólo como diver­sas, sin jui­cios de valor per­so­na­les sobre las mismas.”

Dicho esto, la Sala deci­de supri­mir la agra­van­te con­si­de­ra­da por ins­tan­cias infe­rio­res y resuel­ve dis­mi­nuir la pena impues­ta a Ramón Anto­nio Iba­rra. En fun­ción de esto, se pue­de des­ta­car la deci­sión de la Sala que pone en relie­ve el tin­te dis­cri­mi­na­to­rio del agra­van­te impues­to, deci­dien­do eli­mi­nar­lo por con­si­de­rar­lo un moti­vo sin fun­da­men­to con­cre­to ni pro­ba­do que lo sustente.