Caso Asociación Lucha por la Identidad Travesti - Transexual c. Inspección General de Justicia (2006)

Caso Asociación Lucha por la Identidad Travesti - Transexual c. Inspección General de Justicia (2006)
27 mayo 2017 Javier Walpen

En el caso “Aso­cia­ción Lucha por la Iden­ti­dad Tra­ves­ti – Tran­se­xual c. Ins­pec­ción Gene­ral de Jus­ti­cia”, la Cáma­ra Nacio­nal de Ape­la­cio­nes en lo Civil, Sala K, con­fir­mó la reso­lu­ción de la Ins­pec­ción Gene­ral de Jus­ti­cia que dene­gó a la Aso­cia­ción de Lucha por la Iden­ti­dad Tra­ves­ti Tran­se­xual (ALITT) la auto­ri­za­ción para fun­cio­nar como per­so­na jurí­di­ca, en el mar­co del artícu­lo 33, segun­da par­te, apar­ta­do 1° del Códi­go Civil. ALITT tie­ne como fin luchar para que el Esta­do y la socie­dad no dis­cri­mi­nen al tra­ves­tis­mo como una iden­ti­dad pro­pia, eli­mi­nán­do­se prác­ti­cas mar­gi­na­to­rias y estig­ma­ti­zan­tes que vin­cu­lan al tra­ves­tis­mo con la vio­len­cia y la pros­ti­tu­ción como úni­ca alter­na­ti­va de vida [1].

Una vez en la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia de la Nación, en el año 2006, se hizo lugar a la que­ja, se decla­ró pro­ce­den­te el recur­so extra­or­di­na­rio y se revo­có la sen­ten­cia ape­la­da, en línea con lo dic­ta­mi­na­do por el Pro­cu­ra­dor Gene­ral de la Nación.

La Cáma­ra había toma­do su deci­sión tenien­do en cuen­ta que la aso­cia­ción no cum­plía con el bien común (lo que no sig­ni­fi­ca que fue­ra ile­gal, según acla­ra­ción de la Cáma­ra), ya que:

(…) el bien común se satis­fa­ce cuan­do el obje­to de la aso­cia­ción es social­men­te útil, enten­dien­do por tal expre­sión a un bien gene­ral públi­co exten­di­do a toda la socie­dad, de mane­ra que los obje­ti­vos se pro­yec­ten en bene­fi­cios posi­ti­vos, de bien­es­tar común, hacia la socie­dad en gene­ral.” y, en el caso en cues­tión, “(…) los obje­ti­vos expues­tos por los recu­rren­tes no se vin­cu­lan con ese pro­pó­si­to, sino que repre­sen­tan sólo una uti­li­dad par­ti­cu­lar para los com­po­nen­tes de la aso­cia­ción y -por exten­sión- para aque­llos que par­ti­ci­pan de sus ideas.”

En pri­mer lugar, la CSJN entien­de que la deci­sión de la Cáma­ra res­trin­ge el dere­cho de aso­cia­ción recep­ta­do en el artícu­lo 14 de la Cons­ti­tu­ción Nacio­nal y en tra­ta­dos inter­na­cio­na­les de igual jerar­quía. Aun cuan­do ALITT podría cons­ti­tuir­se como aso­cia­ción civil, dicha figu­ra no le otor­ga todos los dere­chos que ejer­cen las aso­cia­cio­nes que sí son auto­ri­za­das por la IGJ para fun­cio­nar como per­so­nas jurídicas.

Cabe des­ta­car que la CSJN en este caso cita los votos en disi­den­cia de los jue­ces Fayt y Petrac­chi en el fallo “Comu­ni­dad Homo­se­xual Argen­ti­na c. Reso­lu­ción Ins­pec­ción Gene­ral de Jus­ti­cia” men­cio­na­do en esta sec­ción, al tra­tar el con­cep­to de “fines úti­les” que con­di­cio­nan el dere­cho a aso­ciar­se, según el artícu­lo 14 de la Cons­ti­tu­ción Nacio­nal. Al enten­der de la CSJN:

(…) La tras­cen­den­cia del plu­ra­lis­mo, la tole­ran­cia y la com­pren­sión lle­van a con­cluir que todo dere­cho de aso­ciar­se es cons­ti­tu­cio­nal­men­te útil, en la medi­da en que acre­cien­ta el res­pe­to por las ideas aje­nas, aun aque­llas con las que fron­tal­men­te se dis­cre­pa, y has­ta se odia, favo­re­cien­do la par­ti­ci­pa­ción de los ciu­da­da­nos en el pro­ce­so demo­crá­ti­co y logran­do una mayor cohe­sión social que nace, pre­ci­sa­men­te, de com­par­tir la noción fun­da­cio­nal del res­pe­to a la diver­si­dad y de la inter­ac­ción de per­so­nas y gru­pos con varia­das iden­ti­da­des, creen­cias y tra­di­cio­nes, sean cul­tu­ra­les, reli­gio­sas, artís­ti­cas, lite­ra­rias, socia­les, eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas, étni­cas, reli­gio­sas, etc. (Tri­bu­nal Euro­peo de Dere­chos Huma­nos en “Gor­ze­lik and others v Poland” Cap­pli­ca­tion n° 44.158/98C, pro­nun­cia­mien­to del 17 de febre­ro de 2004, pun­tos 89 a 92).”

Por lo tan­to, a esta inter­pre­ta­ción debe­ría ade­cuar­se el artícu­lo 33, segun­da par­te, apar­ta­do 1º, del Códi­go Civil.

En esta opor­tu­ni­dad la CSJN tie­ne en cuen­ta que las per­so­nas tra­ves­tis y tran­se­xua­les for­man par­te de una mino­ría sexual que sufre cons­tan­tes pre­jui­cios y actos dis­cri­mi­na­to­rios, en oca­sio­nes suma­men­te vio­len­tos, y reco­no­ce su vul­ne­ra­bi­li­dad y la mar­gi­na­ción social que sufren. Ade­más, con­si­de­ra la difi­cul­tad para la inclu­sión labo­ral, la caren­te aten­ción sani­ta­ria y la vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal de la que son víctimas.

Por todo ello, la CSJN entien­de que:

resul­ta prác­ti­ca­men­te impo­si­ble negar pro­pó­si­tos de bien común a una aso­cia­ción que pro­cu­ra res­ca­tar de la mar­gi­na­li­dad social a un gru­po de per­so­nas y fomen­tar la ele­va­ción de su cali­dad de vida, de sus nive­les de salud físi­ca y men­tal, evi­tar la difu­sión de dolen­cias infec­cio­sas, pro­lon­gar­les la vida, abrir pro­yec­tos para que la úni­ca opción de vida deje de hallar­se en los bor­des de la lega­li­dad o en el cam­po de arbi­tra­rie­dad con­tro­la­do­ra y, en defi­ni­ti­va, evi­tar muer­tes, vio­len­cia y enfermedad”.

Según la CSJN, no es posi­ble sos­te­ner que defen­der el acce­so a la salud, edu­ca­ción, tra­ba­jo, vivien­da y bene­fi­cios socia­les de deter­mi­na­dos gru­pos, así como pro­pen­der a la no dis­cri­mi­na­ción, sean en el solo bene­fi­cio de las per­so­nas que for­man par­te de una agru­pa­ción. Dichos obje­ti­vos for­man par­te del inte­rés del con­jun­to social, y son par­te del obje­to del Estado.

Por lo tan­to, según la CSJN, no se recha­zó la per­so­ne­ría jurí­di­ca por el hecho de que se estu­vie­ra bene­fi­cian­do a un gru­po en par­ti­cu­lar, sino por­que “(…) ese auxi­lio está diri­gi­do al gru­po tra­ves­ti – tran­se­xual.” En el caso, según el tri­bu­nal, no se logra jus­ti­fi­car la dife­ren­cia de tra­to hacia un deter­mi­na­do grupo.

De mane­ra radi­cal la CSJN modi­fi­ca la pos­tu­ra que tuvo en el caso ante­rior y com­pren­de al bien común en otros tér­mi­nos. Ya no hace una inter­pre­ta­ción abs­trac­ta e inde­pen­dien­te de las per­so­nas de colec­ti­vos. En este pre­ce­den­te ya no tie­ne en cuen­ta lo que la mayo­ría con­si­de­ra “común”, exclu­yen­do a las mino­rías, sino que con­si­de­ra que el bien común es el bien de todas las per­so­nas. Así, la CSJN afir­ma que “(…) el“bien común” no es una abs­trac­ción inde­pen­dien­te de las per­so­nas o un espí­ri­tu colec­ti­vo dife­ren­te de éstas y menos aún lo que la mayo­ría con­si­de­re “común” exclu­yen­do a las mino­rías, sino que sim­ple y sen­ci­lla­men­te es el bien de todas las per­so­nas, las que sue­len agru­par­se según intere­ses dis­pa­res, con­tan­do con que toda socie­dad con­tem­po­rá­nea es nece­sa­ria­men­te plu­ral, esto es, com­pues­ta por per­so­nas con dife­ren­tes pre­fe­ren­cias, visio­nes del mun­do, intere­ses, pro­yec­tos, ideas, etc.”

En ese sen­ti­do la Cor­te expre­sa que:

La res­tau­ra­ción defi­ni­ti­va del ideal demo­crá­ti­co y repu­bli­cano que plas­ma­ron los cons­ti­tu­yen­tes de 1853 y pro­fun­di­za­ron los de 1994, con­vo­ca (…) a la uni­dad nacio­nal, en liber­tad, pero no a la uni­for­mi­dad u homo­ge­nei­dad. El sen­ti­do de la igual­dad demo­crá­ti­ca y libe­ral es el del“derecho a ser dife­ren­te”, pero no pue­de con­fun­dir­se nun­ca con la“igualación”, que es un ideal tota­li­ta­rio y por ello es, pre­ci­sa­men­te, la nega­ción más com­ple­ta del ante­rior, pues care­ce de todo sen­ti­do hablar del dere­cho a un tra­to igua­li­ta­rio si pre­via­men­te se nos for­zó a todos a ser iguales”.

Según el voto del juez Fayt, en con­so­nan­cia con la deci­sión de la mayoría:

(…) la Cáma­ra no ha adver­ti­do la incon­se­cuen­cia a la cual con­du­ce irre­mi­si­ble­men­te su erró­nea con­cep­ción del bien común, pues no inten­ta con­ci­liar la rigu­ro­sa com­pren­sión asig­na­da al tex­to infra­cons­ti­tu­cio­nal en jue­go con los dere­chos reco­no­ci­dos des­de 1994 en la Ley Supre­ma a las aso­cia­cio­nes que, como la acto­ra, tie­nen por obje­to evi­tar cual­quier for­ma de dis­cri­mi­na­ción, al atri­buir­se­les capa­ci­dad pro­ce­sal para pre­ten­der ante el Poder Judi­cial la tute­la del dere­cho señalado.”

De esta mane­ra, se hace lugar a la que­ja, se decla­ra pro­ce­den­te el recur­so extra­or­di­na­rio y se revo­ca la sen­ten­cia de la Cámara.

NOTA

[1] Fallo “Aso­cia­ción Lucha por la Iden­ti­dad Tra­ves­ti-Tran­se­xual c/ Ins­pec­ción Gene­ral de Jus­ti­cia”, Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia de la Nación, de fecha 21/11/2006. A. 2036. XL.

Descargar fallo