Caso Torres, Daniel Esteban p. s. a. (2011)

Caso Torres, Daniel Esteban p. s. a. (2011)
27 mayo 2017 Identidad & Diversidad

Otro fallo a des­ta­car es el de “Torres, Daniel Este­ban p.s.a.”, de la Cáma­ra Sép­ti­ma en lo Cri­mi­nal, del año 2011 [1]. El ase­si­na­to de Nata­lia Noe­mí (“Pepa”) Gai­tán tomó fuer­te difu­sión por su con­di­ción de les­bia­na acti­vis­ta. Ella se encon­tra­ba en pare­ja con Daya­na Eli­za­beth Sán­chez, hija de Sil­via Suá­rez, con quien con­vi­vía. Según se pudo pro­bar en el caso, el autor del homi­ci­dio fue el señor Daniel Este­ban Torres, pare­ja de Sil­via Suárez.

A lo lar­go de la sen­ten­cia, la Cáma­ra inten­ta ana­li­zar cuá­les fue­ron las cir­cuns­tan­cias y moti­va­cio­nes del caso, a efec­tos de deter­mi­nar si pudo haber sido la orien­ta­ción sexual de la víc­ti­ma lo que moti­vó el ase­si­na­to. Sin embar­go, dichos extre­mos no pudie­ron pro­bar­se, por lo que la Cáma­ra, por una­ni­mi­dad, lle­ga a la con­clu­sión de que se tra­tó de un homi­ci­dio sim­ple agra­va­do por el uso de arma de fue­go. Según pala­bras del tribunal:

No se pudo pro­bar que Daniel Este­ban Torres mató a Nata­lia Gai­tán por su con­di­ción sexual, sino más bien para ter­mi­nar con el con­flic­to que se había gene­ra­do en su fami­lia y que pade­cía sobre­to­do su mujer, por sus angus­tias y preo­cu­pa­cio­nes, en vir­tud de que Daya­na, de 17 años en la épo­ca del deli­to, había ele­gi­do a Nata­lia, de 27 años, como pare­ja. No se pre­sen­ta­ron como evi­den­tes, duran­te el cur­so del deba­te, ele­men­tos de con­vic­ción reve­la­do­res de una situa­ción les­bo­fó­bi­ca, con apti­tud sufi­cien­te para fun­dar un jui­cio apo­díc­ti­co sobre su exis­ten­cia, que per­mi­ta afir­mar que hay rela­ción de cau­sa a efec­to entre el cri­men y la sexua­li­dad de la víc­ti­ma (…) aun­que lo que sub­ya­ce, es el tema rela­ti­vo a la cen­su­ra a ejer­cer libre­men­te la sexualidad.”

Los ami­gos y la fami­lia de la víc­ti­ma, jun­to con orga­ni­za­cio­nes acti­vis­tas, mani­fes­ta­ron su dis­con­for­mi­dad con lo resuel­to, dado que era de cono­ci­mien­to de todos ellos el tra­to dis­cri­mi­na­to­rio que la víc­ti­ma había reci­bi­do por par­te de su victimario.

NOTA

[1] Fallo “Torres Daniel Este­ban p.s.a. de homi­ci­dio agra­va­do por el art. 41 bis.”, Cáma­ra Sép­ti­ma en lo Cri­mi­nal, de fecha 23/08/2011. Expte. 242005 Letra T Nº 06 Año 2010.

Descargar fallo